Reto 4: Impulsar una ciudadanía activa en el acceso y la gestión de los recursos públicos en un contexto asociativo desconectado de la población general.

Partiendo de una idea de la participación ciudadana muy vinculada a los movimientos vecinales y asociativos de las últimas décadas, nos encontramos ahora –en parte gracias a las tecnologías y herramientas digitales de participación–, con una voluntad institucional y una demanda ciudadana de ampliar esta idea de participación hacia formas y métodos más abiertos en los que se pone en juego una interesante y compleja relación entre los derechos, deberes y privilegios individuales y colectivos.

La idea de participación se difumina, convirtiéndose en un concepto más vago e impreciso, difícil de definir y, por tanto, de estructurar y aplicar. Se hace así compleja la implementación de políticas públicas de participación que fomenten un sentimiento de pertenencia de la ciudadanía con sus entornos y con las decisiones que se buscan abrir y tomar desde la institución.

Un sentimiento de empoderamiento ciudadano que posibilita y promueve la búsqueda de soluciones colectivas ante retos sociales complejos. Una colectivización de saberes y respuestas más importante y necesaria hoy que nunca cuando enfrentamos un contexto como el actual, de emergencia climática y sanitaria, que nos mantiene en un estado de alerta permanente ante nuevas situaciones de colapso social y económico por venir, y que visibiliza nuestras vulnerabilidades como sociedad y la necesidad de un apoyo y un cuidado colectivo.

No obstante, Fuerteventura presenta grandes oportunidades a este respecto, contando con un tejido asociativo razonablemente amplio y diverso en el que apoyarse y desde el que afrontar este reto.

¿Cómo cuidar y fortalecer el tejido asociativo al tiempo que se generan espacios de participación que interpelen y empoderen a la ciudadanía no organizada? ¿Cómo mejorar el funcionamiento del tejido asociativo para incluir dinámicas y herramientas que favorezcan la conexión y colaboración entre asociaciones y colectivos? ¿Cómo desarrollar espacios y herramientas de participación claras que ayuden a la ciudadanía a entenderse como parte de los procesos de toma de decisión pública?